dijous, 6 de juny de 2013

¿Qué pasa en Catalunya con el Procés Constituent y “la monja antisistema”?


Teresa Forcades tiene tirón, es una figura mediática, un oradora original, con un discurso claro y preciso, nada de sermones cargados de moralina, nada de reñir a sus interlocutores, simplemente la verdad, su verdad, la nuestra: la anticapitalista. 


Teresa sigue esa máxima, que aplicamos desde los años ochenta, las gentes de la izquierda plural anticapitalista, que formamos Kaos: “Suaves en la formas, radicales en los contenidos” ¡Puño de acero en guante de seda! 

Pero el puño de Teresa, es una mano abierta, pero no sumisa; dispuesta al acuerdo, pero no a la renuncia; dócil con los débiles pero rebelde con los poderosos. ¡Es indudable, es una de las nuestras!

Teresa, es ante todo una mujer comprometida, una mujer religiosa, una mujer culta, una mujer del siglo XXI, pero además es una más, simplemente una más, y así lo transmite a los que compartimos con ella la creación del Procés Constituent de Catalunya (Proceso constituyente).

Su capacidad para escuchar y debatir con claridad la hemos comprobado estos días. Le preguntan por el Euro y responde: “Hay que salir de esa moneda”. Le hablan de la Europa actual, si, esa del capital y la guerra y, no tarda un segundo en decirnos: “Esa Europa no es la nuestra, no es la del pueblo, ni la de los pueblos, y está cargada de eurocentrismo y de falta respeto para los millones de seres humanos que habitan el resto del planeta”.

Pues bien, el movimiento que impulsa junto a Arcadi Oliveras, un histórico del altermundismo catalán e internacional, y con un conjunto de personas de la izquierda anticapitalista de Catalunya, viejas y nuevas caras, producto de la historia de nuestro país o surgidas del 15M y otras experiencias de luchas populares recientes, avanza imparable.

Hasta hace unas semanas los medios de información catalanes o estatales (no así los locales) ignoraban el movimiento y el fenómeno social, que emerge tras la entrada en el parlamento de la Candidatura de Unidad Popular y Esquerra Alternativa, otro espaldarazo al caduco sistema político de partidos catalán. Pero ya no pueden seguir haciéndolo, cada acto de presentación es una pequeña marea humana. En Sabadell, más de 600 personas bajo la lluvia, en Tarragona, 1.000 y así en todas las ciudades y pueblos, algunos pueden pensar ¡Otro soufflé! No está tan claro, tras las conferencias, las reuniones de organización del movimiento cuentan con la participación entusiasta de casi la mitad de las asistentes a los “mítines”. En las reuniones de organización se tiene claro que es preciso una etapa de formación, un programa de actividades y unos proyectos de lucha social, sean propios o compartidos con otros ya existentes. 

Este caudal humano, junto con los otros ya existentes del anticapitalismo catalán, como somos las CUP, nos llenan nuevamente de esperanza a los/as que queremos cambiar de abajo a arriba el mundo.

Manel Márquez



Programa mínimo: Los diez puntos del manifiesto

Un proyecto de cambio social y de ruptura con el actual orden deberá defender un conjunt de medidas básicas y de urgencia. Definirlas es un trabajo colectivo a realizar por parte de todas las organizaciones y personas que participen en este proceso. Una primera lista provisional, orientativa y no exhaustiva de puntos a considerar es la siguiente:
1. Expropiación de la banca privada, defensa de una banca pública y ética, freno a la especulación financiera, fiscalidad justa, auditoría de la deuda e impago de la deuda ilegítima.
2. Salarios y pensiones dignas, no a los despidos, reducción de la jornada laboral y reparto de todos los trabajos, incluido el trabajo doméstico y de cura no remunerado.
3. Democracia participativa, reforma electoral, control de los cargos electos, eliminación de los privilegios de los políticos y lucha decidida contra la corrupción.
4. Vivienda digna para todo el mundo, moratoria de los desahucios y dación en pago retroactiva.
5. No a las privatizaciones, reversión de todos los recortes y potenciación del sector público bajo control social.
6. Derecho al propio cuerpo y no a la violencia de género.
7. Reconversión ecológica de la economía, expropiación y socialización de las empresas energéticas y soberanía alimentaria.
8. Derechos de ciudadanía para todo el mundo, no a la xenofobia y derogación de la legislación de extranjería.
9. Medios de comunicación públicos bajo control democrático, software y red libre y desmercantilización de la cultura.
10. Solidaridad internacional, no a la guerra, y por una Catalunya sin ejército y fuera de la OTAN.

Información a: http://www.procesconstituent.cat/

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.