dimecres, 24 de desembre de 2014

Entrevista a Aníbal Garzón (Claro que podemos Terrassa): "Podemos como vanguardia electoral deberá sumar fuerzas sociales y políticas para romper con ese bipartidismo conservador del Regimen del 78"

Aníbal Garzón (32 años) es hijo, sobrino y amigo de históricos militantes antifranquistas y anticapitalistas de Terrassa. Candidato de "Claro que podemos" a la secretaria General Municipal de Podemos Terrassa avalada por el equipo de Pablo Iglesias. 
 
 
En junio de 2014, se puso en marcha Podemos Terrassa, justamente, en uno de los barrios con un nivel de participación electoral de los más bajos de la ciudad y donde los efectos de la crisis se hacen más evidentes. En esa periferia urbana, más de 100 personas, asistieron a la primera reunión del Circulo Podemos de Terrassa.
Medio año después, Podemos Terrassa ha conseguido organizar un grupo de trabajo estable, tras un duro, constante, y eficaz trabajo. Pero no solo eso, sino que además ha conseguido animar a casi mil ciudadanos a inscribirse para participar en las decisiones del circulo. Pero es más, en las elecciones europeas del 25 de mayo, sin campaña electoral, alcanzó casi 4.000 votos lo que les sitúa a un paso de conseguir representación municipal.
Hoy hablamos con Aníbal Garzón (32 años), hijo, sobrino y amigo de históricos militantes antifranquistas y anticapitalistas de Terrassa. Licenciado en Sociología y en Estudios Internacionales e Interculturales sobre América Latina en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Magister en Cooperación Internacional con la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), y actualmente está cursando el diplomado sobre Integración Regional en el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).
Garzón es sociólogo experimentado ha investigado y trabajado en los campos de la educación para el desarrollo, equidad de género, interculturalidad, comunicación, gobernabilidad y derechos humanos, además de ser consultor en temas socio-ambientales, culturales, de salud, y asesorías parlamentarias en la República de Chile. Sus actividades se han desarrollado en el estado español y en diversos países de América Latina y África (Angola, Bolivia, Ecuador, Perú, Venezuela y Colombia), además es activista de la información alternativa y candidato de CLARO QUE PODEMOS Terrassa (con el aval del equipo de Pablo Iglesias) a la secretaria General Municipal de Podemos Terrassa.
Aníbal, ¿Cómo valoráis estos éxitos organizativos y el apoyo humano y electoral recibido? ¿A que creéis que es debido este éxito?
La principal esencia de Podemos nace de un espíritu de disconformidad social con la gestión del sistema político y económico español actual que tiene su punto mediático con el movimiento 15-M. La corrupción, la violación de derechos sociales, el aceleramiento de leyes represivas, los incumplimientos de las directrices de la misma Carta Magna, y la conversión de un modelo de “Estado del Bienestar”, el cual se logró por las luchas sociales y barriales durante tantos años, a una estructura neoliberal de la “economía del ladrillo” fueron factores de esa disconformidad. Esta motivación de repulsa que empezaba a conocer los impactos de las privatizaciones por encima de los derechos colectivos, provocando un aumento de la desigualdad social, dio un cambio cualitativo transformando la disconformidad social en un proyecto de construcción política y ahí nace Podemos. Ya no solo era criticar en los barrios populares a los políticos, banqueros, grandes empresarios, ni tampoco votar a los partidos nacientes en el Régimen del 78, muchos de los cuales no solo estaban con las reformas de ajuste estructural sino que crearon estructuras burocráticas alejadas del pueblo, sino pasar a la acción e impulsar una estructura de nueva política que dijera no a la democracia representativa.
Por lo que muestran las encuestas, el potencial electoral de Podemos proviene, de la abstención, de los votantes del PSC (PSOE) y de ICV-EUiA y se localiza especialmente en los barrios populares de la ciudades de Catalunya, incluida Terrassa. Donde se empieza a oír hablar de política, no en las casas, sino en los bares, centros cívicos, culturales, escuelas fábricas… Eso significa, como pensamos algunos ¿Qué ha empezado una “revolución ciudadana” que se expresa en el terreno político y social?
La revolución ciudadana ha empezado diciendo No al neoliberalismo, No a la burocracia existente, No a la corrupción, No a las privatizaciones, No a la pérdida de soberanía, No al endeudamiento público por gasto privado, No al sistema financiero nacional,.. En el terreno político y social lo más importante de esta revolución ha sido pasar de la teoría a la práctica. No solamente decir No sino también hacer algo por el No. El 15-M, las Mareas Blancas, Marchas de la Dignidad 22M, luchas locales de impacto nacional como la victoria de los vecinos de Gamonal,… han sido acciones que han sido lideradas por la ciudadanía, no por partidos o sindicatos. Y justamente lo que ha sabido hacer Podemos es reorganizar estas luchas de protesta en un frente común que holisticamente unifica gran parte del malestar social contra el neoliberalismo. Podemos ha iniciado la revolución ciudadana dando motivación a los mismos ciudadanos como sujetos de cambio, como sujetos de poder, con el derecho a decidir su modelo político y social cumpliendo los parámetros de los Derechos Humanos.   
¿Cómo nos explicarías de forma sencilla el perfil sociológico de los militantes y simpatizantes de Podemos Terrassa?
El perfil social de los militantes y simpatizantes de Podemos Terrassa es muy variopinto, pero lo que une es un fin común de cambiar las estructuras políticas y económicas que son percibidas como injustas y obsoletas. Podemos principalmente se está constituyendo como un partido de masas, un partido que pretende aglutinar a la mayoría para unificar fuerzas contra la minoría, no en un partido tecnócrata ejecutado en despachos o seminarios, ni tampoco un partido que se cierra en símbolos. Actualmente el factor motivación hace que personas gente de edad avanzada vea a Podemos como un referente de las luchas de su pasado, gente de edad más joven como una estructura política que construirá un modelo más justo que les evite emigrar, personas que vean a Podemos como la organización que defenderá los derechos sociales, económicos y políticos como la vivienda, la alimentación, la salud o la educación,… En Podemos Terrassa toda esta gente cabe, no importa el nivel de estudios, la formación profesional, las visiones y opiniones con un margen humano, sino lo que importa es el interés de querer cambiar el modelo.
En una cena con Pablo Iglesias, hace un año, en Gasteiz, nos explicaba, a gentes de la izquierda independentista, su postura republicana y federal, así como su apoyo radical a los referéndums de autodeterminación, lo hacía reconociendo claramente su defensa de una nueva organización estatal democrática y respetuosa con los pueblos y naciones que compone el actual estado español, diciéndonos que él era partidario de esa nueva España. ¿Qué posición tenéis respecto a esta cuestión en Claro que Podemos Terrassa? ¿Y en Podemos Catalunya?   
En Claro que Podemos Terrassa, como candidatura al Consejo Ciudadano avalado por el equipo de Pablo Iglesias, defendemos la importancia de nuestro municipio no solo en los cambios locales, que son esenciales, sino también en lo autonómico y estatal. Terrassa es el cuarto municipio más poblado de Cataluña y el 24 del Estado Español, por lo tanto jugamos un papel político muy destacado en muchas funciones. En la función del modelo de Estado y el tema de los pueblos y naciones del actual estado español nuestra propuesta, definida en Claro que Podemos central, defiende una ruptura con la estructura estatal del régimen del 78. Esta ruptura, como partido que pretende potenciar la soberanía popular, está enfocada en que los ciudadanos y ciudadanos elijan qué modelo desean construir. Claro que Podemos Terrassa, situado en un municipio catalán, creemos que el Derecho a Decidir de un pueblo en el tema nacional y de determinación es lo legítimo tal y como indica el artículo 2 de los Derechos Sociales, Económicos y Políticos. Nuestra batalla aquí, más allá de lo que puede pensar Pablo Iglesias, no es sentirnos más españoles o más catalanes o con equidad, eso lo deciden los ciudadanos, nuestra lucha se basa en que existan estructuras democráticas para que un pueblo finalmente pueda elegir su destino con alegría y soberanía.
Sobre el tema de Podemos Catalunya dado que todavía no es una estructura oficial existente, ya que se formalizará entre febrero y marzo, la postura es inexistente. Actualmente no es mi competencia. Eso será visible cuando esté formalizada la organización a nivel autonómico. Lo que si que hay que resaltar es que los Derechos Humanos y el Derechos a Decidir serán dos pilares de este proyecto a nivel autonómico.     
Los Consejos Ciudadanos Locales de los círculos municipales con su respectivos Secretarios/as Generales, ¿Qué grado de autonomía tienen estos consejos locales de Podemos respecto a la organización autonómica y estatal?
Los Consejos Ciudadanos Locales de los círculos tendrán como principio esencial de autonomía crear su proyecto político en base a la participación ciudadana. No será Madrid, ni Barcelona, quien decida los pilares de Podemos Terrassa sino que serán los ciudadanos y ciudadanas que mediante sus esferas de participación darán las directrices de cual debe ser la política local. Claro que Podemos, en nuestra propuesta política de primarias, apostamos por la participación ciudadana como factor esencial de democracia participativa, construir un programa no desde arriba sino desde abajo.
Las “primarias” de la ciudad muestran la vitalidad de la organización, pues se presentan dos candidaturas al Consejo Ciudadano, la que tu encabezas, Claro que Podemos y la de Despierta Ègara. ¿Qué planteamientos políticos, organizativos e ideológicos defiende Claro que podemos Terrassa?
Las primarias tienen dos sentidos diferentes. El primero es la valoración de los miembros que se presentan. En Podemos a diferencia de otros partidos cualquier ciudadano y ciudadana podrá votar registrándose en Internet gratuitamente, esto hace que sea un partido de todos y todas. En nuestra propuesta Claro que Podemos intentamos, a pesar de nuestras limitaciones por no disponer de recursos materiales, dar a conocer cual es el perfil técnico y el compromiso político de los candidatos. En Claro que Podemos Terrassa hay una lista de 17 personas, con un secretario general de candidato, y al ser listas abiertas se pueden votar a las personas. Los ciudadanos deben conocer a los candidatos y candidatas. En nuestra lista, yendo como equipo compacto a pesar de ser listas abiertas, hemos apostado por una pluralidad extensiva de perfiles. Personas con experiencia en organizaciones vecinales, otros con constancia en luchas sociales, otros con implicaciones sindicales, perfiles con conocimientos en las competencias locales, especialistas en la realidad de los servicios de salud, del fenómeno migratorio e intercultural, especialistas en nuevas tecnologías,.. y un sin fin de competencias que valoran el trabajo en equipo. Como proyecto político se inspira en una hoja de ruta de los 3 próximos años. No venimos a presentar un programa político electoral municipal sino justamente la fase previa a esto. Presentar un programa político entre 17 personas de la candidatura y un grupo de colaboradores, en 3 semanas y en un despacho, sería volver a caer en el elitismo. Nuestro proyecto se enfoca en tres pilares: la democracia participativa, donde los vecinos y vecinas de Terrassa decidan el programa de Podemos Terrassa mediante asambleas barriales; la unidad popular, donde Podemos no sea un partido que mira sus siglas por encima de los intereses del pueblo sino que Podemos busque la confluencia con otras organizaciones políticas y sociales, además de ciudadanos individuales, para hacer una sumatoria de fuerzas de entidades con proyectos similares; y tercero, apostar porque el proyecto de Terrassa, como extenso municipio, se inspire en la política local, autonómica y estatal. Terrassa es un municipio clave.          
Qué nos podrías decir de los miembros de la Candidatura de Claro que Podemos de Terrassa, personalmente conozco algunos de ellos, son lo que diríamos “buena gente” y con experiencia en campos diversos, pero perdona que sea así de rotundo: neófitos en política. ¿Crees que justamente este hecho es un elemento innovador y positivo de vuestra candidatura?
Al igual que decía Aristóteles somos animales políticos, y cualquier persona hace política desde que se levanta hasta que se acuesta. La apolítica no existe, porque ser pasivo ya es hacer política de conformidad. Muchos de los miembros de Claro que Podemos no han hecho política en partidos pero si en organizaciones; desde vecinales, sociales, reivindicativas, o culturales. Que mucha gente no haya estado en ningún partido anteriormente es justamente porque no se sentían atraídos por sus discursos y sus acciones, y su repulsa ya era hacer política. El elemento innovador de nuestra candidatura es aceptar que tener más o menos experiencia política no cuenta sino que lo que cuenta es el compromiso y la dignidad, gente que ve la política como un interés colectivo y no un beneficio personal. En España hay mucha gente que ha hecho política burocrática toda su vida y finalmente han sido unos grandes corruptos y vividores, en nuestro equipo apostamos de que nadie de nosotros haga política institucional durante mucho tiempo, siempre tendremos nuevos neófitos. La supuesta experiencia muchas veces no es ser mejor sino menos humanos. La renovación es algo esencial de una verdadera democracia popular.
¿Qué diferencias crees que hay entre ambas?
Una de las principales diferencias es la apuesta de la conformación del Consejo Ciudadano. Nuestro equipo Claro que Podemos Terrassa, dado que cualquier ciudadano podría presentarse a título individual, apostamos por unificar un equipo implicado, con meses de trabajo en el círculo, con especialistas y asesores,… y de una propuesta de un equipo de 5 se constituyó un grupo de 17 (mas muchos colaboradores), el mismo que internamente y con consenso me eligieron como candidato a secretario. Nunca fue una decisión individual y personalista mi candidatura. A diferencia de nuestra estrategia estructuralista y moldeada colectivamente, desde mi punto de vista, la otra candidatura Despierta Egara hizo un comunicado abierto a la ciudadanía para que cualquier persona pudiera formar parte de la propuesta. Es decir, más que una propuesta comunitaria de gente de meses de trabajo y visión de equipo puede interpretarse como una suma de individuos. Nosotros al elegir el equipo de 5 que iniciamos el proyecto de primarias intentamos construir un equipo plural con gente de diferentes conocimientos y experiencias. Más allá de la diferencia metodológica en la construcción de las candidaturas, otra diferencia podría ser las hojas de ruta. Claro que Podemos Terrassa al disponer del aval del equipo de Pablo Iglesias sitúa al proyecto de Terrassa como una escena de cambio local pero de coordinación con otras propuestas a nivel de Cataluña y el Estado Español ya que muchas de las competencias trasvasan la municipalidad, y Terrassa es una localidad de una población extensa de 215.000 habitantes y su voto es de gran impacto en las elecciones autonómicas y estatales. 
Vivimos un momento político muy importante, se está poniendo en duda esa idílica transición española, ese régimen surgido del 1978, que ante la mayoría de ciudadanos de Catalunya, Euskal Herria y muchas otras autonomías y naciones del estado español aparce como totalmente agotado ¿Cuál crees que debería ser la salida de este atolladero histórico?
El principal punto de partido a este agotamiento de régimen del 78 es apostar por una asamblea constituyente, una asamblea donde no lo hagan otros “Padres” de la constitución sino las mayorías sociales, de abajo a arriba. En el 78 tras una dictadura militar de 40 años y cultura del miedo las demandas y las visiones políticas eran unas, en muchos puntos limitadas, pero hoy día no solamente por la violación de principios de esta Constitución sino por que gran parte de la población no votó esa Carta Magna es lógico revisarla. Uno de los temas a revisar es el caso de modelo de estado o las naciones. El tema particular de Catalunya, Euskal Herria, Galicia, o Andalucia, autoconsideradas como naciones pero no por la Constitución Española que las llama regiones, debe ser puesto en agenda de debate y en proceso constituyente, decidir los pueblos si quieren un estado federal, confederal, o los derechos de autodeterminación ya que es un principio de los Derechos Sociales, Económicos y Políticos de los Derechos Humanos que son la esencia actual de Podemos.
El año 2014 finaliza con unas políticas represivas y económicas innegablemente reaccionarias, de corte autoritario, políticas que el actual gobierno de la derecha nos impone con su mayoría absoluta (Ley Mordaza por ejemplo) que tienen como objetivo silenciar la protesta ciudadana ante los recortes sociales y de las libertades. ¿Cómo podemos frenar en el 2015-2016 estas políticas?
La frenada de estas políticas es asaltar a la institucionalidad. Los movimientos de protesta de los ciudadanos, las luchas sociales, los combates laborales, y otras acciones, no deben ser actos de protesta contra estas políticas represivas sino que con el surgimiento de Podemos deben pasar a una nueva estrategia; llegar al poder. Podemos actualmente por muchos sondeos es la segunda fuerza política si se celebrarán elecciones estatales, y la primera en muchas comunidades autónomas, y es solo el principio tras 7 meses de su existencia. Lo lógico es seguir con el crecimiento de Podemos y una buena estructura, con la gran biga estatal, la formalización actual de los círculos locales, y próximamente las autonómicas, y dando paso a paso para poder sumar más en las elecciones generales. Una de las hipótesis es que Podemos sea la primera fuerza política, pero sin mayoría absoluta, y se genere finalmente un pacto bipartidista entre PP y PSOE como sucedió entre socialistas  conservadores en Grecia. Este efecto no cambiará el panorama económico ya que seguirán las estrategias neoliberales del bipartidismo pero lo que si que cambiará será el juego político donde el PSOE y PP oficialmente se desenmascaran formalizando que son dos partidos políticos con un mismo programa. De esta manera la población tendrá más claro la dialéctica neoliberalismo y posneoliberalismo donde Podemos como vanguardia electoral deberá sumar fuerzas sociales y políticas para romper con ese bipartidismo conservador del Regimen del 78.     
El año 2015 será un año de elecciones, en principio sólo municipales, pero no podemos descartar que también sean autonómicas (Catalunya) e incluso estatales ¿Qué planteamientos tenéis respecto a ese ciclo que política de alianzas planteáis desde podemos?
Sobre el tema de las catalanas todavía no está conformado Podemos Catalunya, su estructuración en las comunidades autónomas se iniciará el mes de febrero después de establecer los Consejo Ciudadanos Locales. En principio según la propuesta de Pablo Iglesias que ganó la pasada Asamblea Ciudadana Podemos si se presentará, a diferencia de las municipales, con su nombre propio a las elecciones. Catalunya tiene un punto positivo y otro negativo para Podemos. El positivo es que si no hay adelantamiento de elecciones autonómicas catalanas hay más tiempo para que Podemos Catalunya pueda preparar el terreno para dar un fuerte salto institucional, ya que por ejemplo en casi todas las comunidades se celebran estas elecciones en mayo de 2015 y en Catalunya toca en 2016. Mientras, el negativo es que la dialéctica entre Catalunya y España en el debate nacionalista hace que Podemos debe estar preparado para ello y tener una posición muy clara ya que es fácil que cierta ambigüedad haga que algunos medios etiqueten erróneamente a Podemos de españolista o catalanista y finalmente el proyecto pierda cierta transversalidad, efecto que restaría votos. Podemos tiene un discurso claro con el derechos a decidir y los derechos humanos pero debe prepararse bien sobre como enfocar el diálogo y la soberanía popular en el tema de Cataluña. 
En Terrassa se está trabajando por una candidatura rupturista, estáis participando junto con la CUP, ICV, EUiA, Procés Constituent y Guanyem Terrassa en la preparación de la misma, ¿Cómo valoráis el trabajo desarrollado hasta el momento? ¿Crees que la candidatura debe romper con la vieja política local? ¿Qué es preciso cambiar en la política de nuestra ciudad?
El trabajo de confluencia política con ciudadanos, entidades y formaciones políticas está siendo de gran utilidad porque se están conociendo los puntos en común para poder realizar una sumatoria. El primer punto en común que se defiende es la ruptura con lo que Podemos etiquetó como casta, una clase política, por eso si hay confluencia todas las fuerzas quieren limitaron los cargos públicos políticos tanto en tiempo como en salario. A partir de ahí hay otras valoraciones como la transparencia, las auditorias ciudadanas a los cargos, y la defensa ética de derechos humanos como ruptura con el machismos, racismo, xenofobia, o la defensa del bien común. Una vez consensuado el código ético se inicia, como segundo punto, la construcción del proyecto político, ver las diferencias y las similitudes,  consensuando y debatiendo participativamente. Esta fase está por construir durante los siguientes meses. Hasta el momento hay participación de personas cercanas a ICV, EUiA, CUP, Proces Constituent, y Podemos, bajo el paraguas de Guanyem. Lo que hay que tener en cuenta que todo este proceso es una confluencia de ciudadanos y ciudadanas no una convergencia de partidos, por lo tanto es una estructura que ya de por si está rompiendo con la vieja política, no ser una suma de siglas sino una unidad popular con un objetivo común, el cambio político y social.
Para finalizar, Aníbal, por tu experiencia en los países de América Latina en especial en Bolivia, Ecuador o Venezuela. ¿Crees qué tenemos mucho que aprender de estos procesos de empoderamiento ciudadano? ¿Qué te parece el acuerdo histórico entre los EEUU y Cuba?
Creo que tenemos que romper con el sistema histórico eurocentrista del “norte enseña al sur” a que “el norte aprende del sur”. Justamente en América latina en los años 80 y 90 se insertó el modelo neoliberal de los Estados Unidos con el consenso de Washington que es justamente el que hoy se implementa en Europa, pero a finales de los años 90 y principios del siglo XXI nacieron modelos de gobierno, como en Bolivia, Venezuela o Ecuador, con proyectos posneoliberales. Modelos que están aumentando su inversión en educación y salud pública, a favor del desarrollismo nacional, el implementó de la producción interna y la soberanía o la nacionalización de recursos estratégicos, justo lo contrario que sucede hoy en el Estado Español. Mientras en estos países que dijeron no al neoliberalismo se reduce la desigualdad y crece las economías, España sufre todo lo contrario, crecimiento de coeficiente de Gini y una economía estancada. Así que para solucionar la crisis posiblemente España no tenga que mirar a la Troika o las recetas de la Unión Europea sino experiencias mundiales que están teniendo un desarrollo nacional y América Latina, con sus problemas y avances, puede ser un punto de mira por la similitud cultural.
Sobre el acuerdo histórico de Cuba y Estados Unidos parece que es un avance contra el ataque constante que ha tenido Cuba por parte de estados Unidos desde hace más de 50 años, pero esto no quiere decir que este conflicto asimétrico de carácter unilateral haya finalizado ya que para que se de un punto de equilibrio lo lógico es que Estados Unidos levante formalmente el bloqueo que ejecuta sobre Cuba a pesar de que toda la comunidad internacional, excepto Israel y las Islas Marshall, lo han denunciado. Entre las sugerencias está eliminar la Ley Hels Burton y la Ley Torriceli. Por lo tanto, hasta que Estados Unidos no acepte el creciente mundo multipolar y siga con su falsa hegemonía seguirá ejerciendo ese bloqueo a la isla y violando los principios soberanos. Todo país tiene derecho a su soberanía nacional y es parte del derecho internacional denunciar toda injerencia, una estrategia tan repetida por los Estados Unidos en Cuba que ha tenido un coste a la isla de más de un billón de dólares.